ESTADIO INSULAR

El legendario Estadio Insular ubicado en el barrio de Ciudad Jardín fue el estadio habitual desde 1949, estadio en el que ejerció como local la Unión Deportiva Las Palmas hasta el año 2003. Actualmente este estadio conserva 2 de sus gradas siendo un parque deportivo.

Fernando Delgado fue el arquitecto que proyectó la obra y Alfredo Farray el constructor. En un primer momento, el estadio fue creado para el Marino Fútbol Club (uno de los equipos que, en 1949, se fusionaría con el CD Gran Canaria, el Atlético Club, el Real Club Victoria, y el Arenas Club, para fundar la UD Las Palmas), de ahí que en aquellos momentos se le llamara Campo del Marino, aunque su nombre inicial fue Estadio Las Palmas.

Tras siete meses de trabajo, con turnos de 24 horas, se inauguró el 25 de diciembre de 1944 con un partido entre la Selección de Las Palmas y la Selección del Puerto, que acabó 2-1 a favor de los de Las Palmas. En el momento de su inauguración, el recinto contaba con una capacidad de 8.000 espectadores. En 1951 se amplió hasta llegar a las 22.000 plazas, tras la compra del estadio por parte del Cabildo. Las medidas del terreno de juego eran de 105 metros de largo por 68 de ancho.

Pocos meses después de fundarse la nuestra Unión Deportiva Las Palmas, el estadio acogió el primer partido disputado por el equipo amarillo, celebrado el 9 de octubre de 1949 con una selección del puerto como adversario.

El último partido oficial disputado por la UDLP en el Estadio Insular fue el 29 de junio de 2003 frente al Elche CF, este encuentro acabó con 4-1 favorable a los canarios. El 24 de agosto del mismo año, jugó contra Peñarol de Montevideo que estaba de gira europea, cayendo derrotado por 1-3, siendo su cierre definitivo como coliseo deportivo.

Sin embargo, el último partido de fútbol jugado en el Estadio Insular lo disputó el filial amarillo frente al Laguna, en un encuentro de tercera división que acabó sin goles.

Recordamos sus gradas, la mítica Naciente con las entradas populares y los aficionados más fervientes, desde donde salieron grandes grupos de animación y amigos!.. La sur con la clase media acomodada, que disfrutaba los partidos con intensidad y la Grada Curva… donde todos llegaban para ver el fútbol desde el sector más elevado, incluso desde la “montaña” que no era una grada pero que se divisaba medio campo y el otro nos lo imaginábamos… Tiempos de gloria y sufrimiento. De grandes partidos y triunfos históricos que día a día nos hacían más grandes como Club y como afición.

El Estadio Insular siguió en pie durante once años en su parcela de Ciudad Jardín en un estado de gran deterioro. Inicialmente se especuló con la posibilidad de demolerlo y construir una zona comercial y de ocio, si bien la alternativa que tomó efecto fue la de reconvertirse en un gran parque urbano, conservando tres de sus fachadas originales. Las obras, por fin comenzaron el 29 de mayo de 2014 con la demolición de parte de su estructura. Finalmente el 12 de mayo de 2015 se abrió al público el “Parque del Estadio Insular” diseñado como un homenaje al equipo de fútbol de la ciudad, con lonas decoradas con imágenes de sus jugadores y momentos históricos, la presencia constante de los colores amarillo y azul y una escultura de acero en forma de balón de fútbol.

El parque posee de césped y una zona arbolada, sobre todo, palmeras de 48 especies. Consta también de una zona deportiva con canchas y aparatos deportivos al aire libre y un circuito para caminar. Así mismo existe un parque infantil y diversos servicios de restauración.

Aún conserva la magia y el olor a fútbol, aun cuando estamos frente a ocasiones importantes acudimos a él… siempre será nuestro Estadio Insular… hagan lo que hagan los políticos de turno!

Deja tu comentario sobre tu experiencia en el Estadio Insular…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.