Viera enloquece al Sporting y El Zhar lo remata

Las Palmas se lleva los tres puntos gracias al gol de El Zhar y al gran partido de un Jonathan Viera que fue el mejor del partido. Los canarios tuvieron varias ocasiones de gol, pero Cuéllar evitó que la diferencia en el marcador fuese mayor. A pesar de que los de Setién se mostraron superiores sobre el verde, el Sporting pudo haber sacado algo positivo si Víctor Rodríguez hubiera estado afortunado en los últimos metros.

Jonathan Viera saltó al césped del estadio Gran Canaria como si fuera el patio de su colegio. Sólo le faltó salir al verde con el balón en una bolsa de plástico y elegir jugadores para cada equipo. Todas las acciones a resaltar de la contienda, pasaron por sus botas. Rozó el gol, asistió, levantó a los aficionados de sus asientos con su calidad y lideró un equipo que sigue con su velocidad de crucero en la zona media de la tabla.

De no haber sido por Cuéllar, lo cierto es que el Sporting podría haber cogido el vuelo de vuelta 45 minutos antes, pero el portero quería disfrutar de la isla, si Las Palmas se lo permitía. El meta tuvo tres acciones de mucho mérito y en la quinta, poco pudo hacer para evitar el tanto de El Zhar. En un mano a mano, en una salida y en un disparo de falta salió victorioso, pero terminó viendo como el esférico entraba en su portería sin que pudiera evitarlo.

Como se jugaba a lo que quería Viera, el canterano quiso que se marcara un gol como mínimo. Cosas del fútbol, no intervino en los metros decisivos de la jugada del tanto de la victoria, pero se le puede perdonar, porque la acción nació de sus botas. El cuero le llegó a Boateng y tras pisar área por la izquierda, el ghanés metió el esférico junto al punto de penalti para que El Zhar rematara a placer. No lo hizo de primeras, pero sí después de que Meré tocara el cuero y Cuéllar evitara el tanto en propia portería. El francés marcó a pesar de que Lillo rechazara el cuero, ya dentro de la portería.

El peligro del Sporting no se limitaba al centro del ataque, también Mateo y El Zhar superaron a Douglas y Canella junto a la línea de cal. Los cinco defensas de los asturianos hacían que los locales tuvieran que emplearse al máximo para llegar hasta los dominios de Cuéllar, pero lo lograron en varias ocasiones tanto con empate como con ventaja en el electrónico.

Con el tanto en contra, el Sporting trató de pisar el campo rival con cierta frecuencia, pero Javi Varas apenas tuvo que intervenir. En el primer acto, Cop dio síntomas de peligro y en el segundo acto, fue Víctor Rodríguez el que perdonó el empate tras dos cabezazos. Con todo a su favor, primero mandó el cuero por la línea de fondo y minutos después, en el corazón del área y libre de marca, cabeceó a las manos de un Varas que ya temía lo que le podía esperar.

Los minutos pasaban y Las Palmas se gustaba sobre el verde. La confianza del conjunto de Setién es máxima y sus futbolistas empiezan a creerse que pueden instalarse en la zona noble de la tabla. Con jugadores como Boateng, Roque Mesa, Vicente, Lemos y, por encima de todos, Viera, este año puede pasar cualquier cosa en la isla.

Nota de Pablo Egea para Marca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.