• Tienda UDLP
  • Artur Tatoo: Banner

El Herbalife Gran Canaria, sin regalo de Reyes (82-81)

Fotis Katsikaris repitió el quinteto con el que inició el último partido de Liga Endesa ante San Pablo Burgos. Xavi Rabaseda volvía a salir así de inicio junto a Cook y Okoye, por fuera; y junto a Shurna y Costello, pareja interior titularísima para el técnico griego.

Rabaseda volvió a ser, como lo fuera ante Burgos, una pieza fundamental para entender el buen arranque de partido de los claretianos. Ante un Coosur Real Betis colista, pero peligroso de mil maneras, los isleños saltaron al parqué de San Pablo concienciados de la importancia y dificultad que entrañaba la misión de ganar en Sevilla. Tras unos compases iniciales de cierta igualdad, el Herbalife Gran Canaria pronto puso tierra de por medio gracias al acierto exterior. Rabaseda clavaba dos triples y asistía uno de Harper (6-18, minuto 6) para que los claretianos pronto adquiriesen una renta de dobles dígitos.

La salida a pista de Albert Oliver le cambió la cara al conjunto bético. El base catalán sumó 10 de valoración en cuestión de tres minutos con cuatro puntos, dos asistencias y dos rebotes que permitieron a los sevillanos no perderle la cara al encuentro y aferrarse a sus opciones. Los locales llegaron a colocarse a seis puntos gracias al trabajo de Pablo Almazán y la intensidad en la pintura del recién llegado Jerome Jordan. Sin embargo, los de Katsikaris se mantenían por delante de manera algo holgada al acabar el acto inicial (16-24).

El conjunto de Curro Segura, tras ese mal arranque de partido, parecía haberle encontrado el ritmo al choque. Jugaban con algo más de libertad y tranquilidad, pero sus esfuerzos no parecían dar frutos suficientes como para meterse más en el partido. Un canastón de Burjanadze y otro de Okoye devolvían una diferencia en el marcador de diez puntos. Sin embargo, eran pinceladas individuales dentro de un juego ofensivo, el amarillo, un tanto trabado. No era el día de Omar Cook y lo notaba el equipo grancanario. Katsikaris se veía obligado a parar el choque tras un triple de Almazán y una canasta de Jordan (25-30, minuto 16) que apretaban el partido a cuatro minutos del descanso.

No fue capaz, eso sí, de parar la sangría. El parcial llegó a ser de 17-5, suficiente para que los béticos le diesen la vuelta al marcador. La parroquia de San Pablo se enchufaba gracias a los vuelos de Mamadou Niang, que superaba hasta en dos ocasiones a Costello en su camino al aro. El pívot senegalés, con pasado en la cantera del Herbalife Gran Canaria, culminaba la remontada con un mate en transición. Fueron, sin lugar a dudas, los peores minutos de la primera parte de un ‘Granca’ algo aturdido pero ni mucho menos vencido. El talento de Harper (11 puntos al descanso) surgió para firmar una acción de ‘2+1’ que le devolvía la ventaja a los suyos. Luego, en el último minuto, John Shurna clavaba un triple en segunda oportunidad para dar algo de aire a los claretianos de cara al descanso (37-41).

UN NUEVO FINAL DE INFARTO
Demonte Harper, el gran referente ofensivo del equipo en la primera mitad, abrió la segunda parte con un potente mate remontando línea de fondo en una puerta atrás en la que Coosur Real Betis dio muchas facilidades. Los sevillanos intentaban replicar con una canasta de Niang, pero el escolta estadounidense siguió a lo suyo y clavó dos triples consecutivos (39-49, minuto 22) que volvía a encender las alarmas en el barco andaluz. El tiempo muerto solicitado por Curro Segura surtió efecto: enfrió a Harper, y secó la aportación ofensiva de un ‘Granca’ que buscaba al americano. El tiempo transcurría y apenas se movía el tanteo, pero Sipahi, con cinco puntos, y Conger, con dos tiros libres, volvían a acercar a los locales en el luminoso.

Casi seis minutos de cuarto habían pasado y en el lado claretiano solo Harper, con ocho tantos, había sido capaz de sumar. Tuvo que ser Ioannis Bourousis, desde el tiro libre, quien recogiera el testigo del escolta estadounidense. Al Coosur Real Betis también le costaba anotar, pero era capaz de seguir recortando distancias poco a poco, conscientes de que la remontada no estaba lejana. Llegó a empatar el equipo verdiblanco por mediación de Nacho Martín, que anotó de tres, pero una canasta final de Beqa Burjanadze desequilibraba la balanza del lado amarillo a falta de un cuarto (56-54).

El atasco ofensivo siguió, pero el Herbalife Gran Canaria supo encontrar soluciones a los primeros problemas del acto definitivo. Beirán palmeaba un error de un compañero y Stan Okoye anotaba dos tiros libres para mantener por delante a los amarillos. Era Beirán, con un triple tras paso atrás, quien daba alas a los isleños, pero un parcial de 5-0 (66-63, minuto 34) forzaba el tiempo muerto de Katsikaris, obligados a encontrar soluciones a largo plazo si no quería que el triunfo se les escapara.

La ventaja local llegó primero a los cinco puntos, tras un canastón de Albert Oliver, y luego hasta los seis tantos, con más aportación del base catalán. A tres minutos y medio del final, el Coosur Real Betis disfrutaba de su mayor ventaja (72-66), mientras que el Herbalife Gran Canaria, de repente, tenía que jugar con el tiempo en contra. Los de Katsikaris pelearon y Omar Cook se erigió en líder anotando dos triples en los minutos de la verdad. Sin embargo, el ‘Granca’ alcanzó la última jugada del partido, con 22,2 segundos de posesión, tres abajo en el marcador.

Los instantes finales fueron de auténtica locura. Demonte Harper, máximo anotador del partido, enfiló la línea del tiro libre con apenas ocho décimas en el crono y con dos lanzamientos para llevar el partido a la prórroga. El americano anotó el primero, pero el segundo se fue al hierro. Aún así, John Shurna tuvo en sus manos el palmeo de la victoria, pero estuvo muy forzado y no anotó. Derrota en Sevilla que aleja al Herbalife Gran Canaria de la Copa del Rey.

¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior Canarias7
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio