• Tienda UDLP
  • Artur Tatoo: Banner

Muere Jerry Sloan, la leyenda de los banquillos que dirigió durante 23 temporadas a los Jazz

Jerry Sloan, el hombre que dirigió con mano firme a los Utah Jazz durante 23 temporadas (1988-2011), murió el viernes a los 78 años víctima de las complicaciones de su enfermedad neurodegenerativa.

El cuarto entrenador con más victorias en la historia de la NBA (1.221) lideró los mejores años de la historia de la franquicia junto a Karl Malone y John Stockton, con quienes alcanzó las Finales de 1997 y 1998. Sin embargo, en ambas ocasiones cayó ante los Chicago Bulls de Michael Jordan.

La salud de Sloan, apartado de la vida pública desde 2016 por culpa de la enfermedad de Parkinson y una demencia avanzada, se había deteriorado notablemente en las últimas semanas. "No se encuentra bien, así que pido que recen por él", revelaba Malone hace apenas dos días.

"Siempre formará parte de nuestra organización", adelantó el comunicado donde los Jazz confirmaban el fallecimiento. "Nos sentimos muy agradecidos por sus más dos décadas de dedicación, lealtad y tenacidad", añadió el escrito, que se unía a la familia y amigos "para llorar su pérdida".

Sloan, que guió a los Jazz a 16 temporadas consecutivas con más del 50% de victorias, posee el sexto mejor porcentaje de la historia en triunfos (60,3%). Su trayectoria en los banquillos se había iniciado en 1979, al frente de los Bulls. Tras tres temporadas en Chicago, donde fue despedido en febrero de 1982, y otras tres como ayudante de Frank Layden en Utah, el 9 de diciembre de 1988 tomó las riendas de los Jazz, a quienes clasificó para los 'playoffs' en 20 de sus 23 temporadas.

Además de Stockton y Malone, que formaron una sociedad imparable con su juego de pick and roll, Sloan contó con jugadores del prestigio de Jeff Hornacek, Darrell Griffith o Mark Eaton. La disciplina defensiva, que ya había cultivado durante su etapa como jugador, y su impecable ética de trabajo conviertieron a los Jazz en un equipo a imagen y semejanza de su entrenador: tenaz, fiable y -en el buen sentido de la expresión- sin pretensiones.

Los indudables logros de Sloan, elegido miembro del Salón de la Fama en 2009, no le valieron, sin embargo, para obtener nunca el galardón de mejor entrenador del año. De este modo sumó su nombre a la lista de otros ilustres, como Chuck Daly, Billy Cunningham, KC Jones o George Karl, que tampoco lograron jamás la distinción oficial de la liga.

Nacido en McLeansboro (Illinois) y formado en la Universidad de Evansville (Indiana), el vínculo de Sloan con los Bulls se había iniciado en 1966, cuando se unió al equipo, que por entonces acababa de mudarse a la Windy City. A lo largo de 11 temporadas promedió 14 puntos y 7,5 rebotes y se ganó una notable reputación como especialista defensivo, formando pareja exterior con Norm Van Lier. Tras disputar los All-Star de 1967 y 1969, su dorsal 4 fue el primero que retiraron los Bulls en toda su historia (1978).

¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior Canarias7
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio