• Idiscan
  • Artur Tatoo: Banner

"Newells fue muy importante en mi vida"

El ex defensor de Newell's, Ricardo Rocha quien fue campeón del mundo en el 94, recordó su paso por el Parque y habló de Maradona

Elegancia en su máxima expresión. Firmeza en los cruces. Trayectoria en alta definición. Ricardo Rocha era un exquisito de la redonda. Una marca registrada. No sólo en Brasil sino en los clubes que defendió a lo largo de la carrera. Hoy tiene 57 años y reside en la encantadora Río de Janeiro, donde el coronavirus hace estragos sin piedad como en San Pablo. El ex jugador y actual comentaristas de fútbol, además de tener una consultoría deportiva, dialogó con Ovación. Y no dudó un instante en declarar que “Newell’s fue una experiencia muy grande e importante en toda mi vida”. También comentó: “Me gustaría trabajar en el club”. “En Argentina, mi corazón está en la lepra”, sentenció el Sheriff que jugó desde mediados de 1996 al 98.

Si tenés que mirar al pasado, ¿qué cosas destacarías de tu paso por Newell’s?

Fue una linda etapa de mi carrera deportiva. Fui a Newell’s con 34 años, tenía experiencia y era un desafío jugar en el fútbol argentino. Pero lo más importante fue el trato que recibí siempre de la gente, compañeros, periodistas y dirigentes. Terminé haciendo grandes amigos y eso es lo que más destaco. Porque llegar a un lugar nuevo y que te reciban muy bien es algo muy lindo. Sobre todo para un extranjero.

¿Recordás cómo fue la primera charla con el presidente López, porque en el club había muchos juveniles y podrías haber ido a otros clubes?

Cuando hablé con el presidente Eduardo López me encantó el proyecto y lo que me contó del club. También me dijo... Ricardo usted viene acá, tiene jerarquía, es un jugador muy importante y acá hay muchos chicos como Samuel, Crosa, Vojvoda, etcétera. Me dijo que cuando jugara lo hiciera tranquilo, que todo iba a estar bien. Por suerte salió todo bien porque esos chicos que me nombró fueron creciendo y demostrando lo que eran en su momento. La verdad es que la decisión de ir a Newell’s fue por varios motivos. Desafío personal, conocer nuevos lugares y buscar tranquilidad. Estuve en el Parque y fue una experiencia muy grande e importante en toda mi vida.

¿Sabías que el club hizo una encuesta sobre el once ideal y fuiste elegido? Incluso sos el único extranjero que hay en los dos equipos.

Sí, me enteré por las redes. Eso fue cuando arrancó el tema de la pandemia. Fue un honor integrar esa nómina. Sobre todo porque vi los nombres y casi todos son del club. Es un orgullo ser parte de Newell’s y bien recordado por los hinchas.

El plus es que votó mucha gente que no te vio jugar.

Claro, eso también me llamó la atención. Me hicieron sentir muy feliz cuando me nominaron en ese equipo.

¿Estás al tanto de que no fuiste un brasileño más, ya que te ganaste el respeto y corazón de los hinchas?

En ese sentido siempre me sentí cómodo con la gente. El cariño que mostró el hincha de entrada fue muy importante también. Incluso las veces que fui a Rosario me siguieron demostrando afecto. Porque fui hace unos años y estuve en el club además. Por eso, un día tal vez vaya a trabajar en Newell’s, pese a que en la vida y en el deporte nunca sabe qué es lo que puede pasar el día del mañana. Pero me gustaría volver al club.

¿Es un deseo dirigir o un objetivo trabajar en el club?

Dirigir no, pero hice un curso de gestión deportiva acá, en Brasil. Pero bueno, hay que ver qué sucede el día del mañana. Las cosas pueden llegar a pasar o no. Lo que sí, tengo un cariño muy grande por Newell’s. A eso le agrego que me encanta Rosario. Me gusta todo de la ciudad. Y eso es importante también. Uno nunca sabe qué podría llegar a pasar.

Está claro que aspirás a trabajar el día de mañana en Newell’s.

Sí, puede ser que el día de mañana pueda hacerlo. En ese aspecto, como dije antes, uno nunca sabe lo que puede llegar a pasar. Lo que sí, mi etapa como jugador fue muy linda y la disfruté muchísimo.

¿Y qué encontraste en Rosario con respecto a otros lugares teniendo en cuenta que estuviste en Europa y acá la ciudad es muy pasional y particular?

Quien no juega en Rosario o no conoce la ciudad, no entenderá lo que es el fútbol allí. Lo que representa para la gente la pasión. Es muy fuerte lo que pasa en la previa, durante y después de ese partido. Es algo increíble lo que genera ese derby. Esa rivalidad no se ve en muchos lados.

¿La podés comparar con algo similar que hayas experimentado en tu larga carrera en Europa?

No, pero algo similar me pasó cuando estaba en San Pablo. Jugaba en Guaraní y el otro equipo de Campinhas era Ponte Preta. Son dos grandes equipos y además siempre sacan jugadores al mundo. Desde ese punto de vista me recuerda a lo que es Newell’s y Central, que también siempre promueven muy buenos jugadores de la cantera. En ese sentido, en la lepra siempre aparecen muchos chicos. Y a mí me encanta trabajar además con los jóvenes. Es muy importante cuidar la cantera porque eso te genera la posibilidad de ganar dinero luego si se vende bien. Pero para que eso suceda hay que hacer un buen proyecto y trabajar muy fuerte en inferiores, como le dicen en Argentina. Aunque Newell’s siempre está bien en ese sentido.

En tu época lo viviste en carne propia porque compartiste plantel con jugadores de la talla de Heinze, Crosa o Luján, que luego fue Samuel.

Exactamente. Esos chicos venían muy bien de abajo y en la cancha mostraban gran potencial. El Gaby (Heinze) duró poco en primera porque debutó y a los meses fue vendido a España creo. Jugaba de lateral izquierdo en esa época. Mientras que Samuel, Crosa, Giñazú y Manso pintaban para grandes cosas. Fueron moldeándose en un equipo que tenía gente experimentada como Goycochea, Dalla Líbera, Zamora o el Rulo Paris, por nombrar a algunos.

¿Qué te pareció el fútbol argentino debido a que cuando jugabas se veía que te sobraba jerarquía?

No, el fútbol argentino es muy difícil. Siempre lo fue y seguirá siendo. Había que estar muy bien para estar a la altura. Sobre todo porque en esa época River y Vélez eran buenísimos. Tenían grandes equipos. En mi caso tuve la suerte de que me sumé a un plantel donde también había grandes jugadores. Entonces fue más sencillo adaptarme y jugar. Sumado a que teníamos grandes chicos que estaban madurando en cancha.

¿Esos chicos como Heinze, Crosa o Samuel te pedían algún consejo?

Eran chicos muy inteligentes y respetuosos. Miraban todo y aprendían. Recuerdo que el presidente López me decía que era importante para ellos por mi experiencia y jerarquía. Creo que el gran grupo que había hizo potenciar a esos jóvenes.

¿Te sorprendió el salto de calidad que dieron luego Heinze y Samuel?

De Samuel no porque todo el mundo veía que era diferente. Tenía grandes condiciones. Sabía que iba a destacarse afuera. Ya era espectacular verlo jugar con 19 años. Me sorprendió más lo de Gaby, porque era lateral izquierdo y terminó siendo un gran central. Cuando jugaba los miraba a todos y veía que tenía pasta, pero lo de Heinze fue muy bueno porque estuvo poco en el club y luego jugó en grandes de Europa, además de la selección, como Walter.

¿Estás en contacto con alguno de ellos?

Si, con varios. El otro día justo hablé con Vojvoda y con Guiñazú. Tengo contacto además con Samuel, el Rulo Paris y varios más. Tenemos un gran cariño entre todos.

¿Te hubiese quedado un año más para retirarte en Newell’s?

Lo que pasa es que tenía que volver a Brasil porque venía de estar mucho tiempo afuera. En Newell’s estaba a gusto pero era hora de regresar. Ahora si me preguntás si viviría en Rosario te digo que sí, porque es una ciudad que me encanta. Fui hace casi cuatro años y está hermosa. Siempre me gustó Rosario. Y Newell’s.

¿Seguís la campaña del equipo, pese a las actividades que cumplís en Brasil?

Sí, siempre. El equipo mejoró este año, entró a la Copa Sudamericana y está bien. Siempre quiero que Newell’s siga creciendo. Y en todo sentido.

¿Qué representó para tu carrera el paso por Newell’s?

Muchísimo. Sentí mucho cariño y estuve a gusto mientras duró mi estadía en el club, que fue de mediados de 1996 al principio del 98. Toda la ciudad me trató muy bien en realidad.

Los de Central te respetaban además.

Exacto. Nunca tuve un problema. Fueron muy respetuosos. Por eso te digo que me sentí muy cómodo en la ciudad. El rosarino en general se comportó de manera increíble.

El amor a Maradona y la negativa a Boca

“Después de mi primer torneo en Newell’s, que fue espectacular, me llamó Diego para llevarme a Boca. Ese Boca tenía además a Caniggia y otros grandes jugadores. Maradona se comunicó por teléfono y me hablaba, pero le dije que no podía salir del club porque le había dado la palabra al presidente Eduardo López de quedarme todo el contrato. No podía irme de la lepra. Y creo que eso también hizo crecer el respeto y cariño de los hinchas. Valoraron ese gesto”, describió con voz pausada Ricardo Rocha. “No podía dejar la ciudad además porque me sentía muy a gusto en el club, con la gente y los compañeros. Estaba muy bien y disfrutaba jugar en Newell’s”, acotó de inmediato.

“En nuestra época, Maradona era lo más grande que había. Un jugador que siempre quería ganar. Lo veías y era diferente. Siempre aguerrido y dejando todo por su club o la selección. Es un amigo y me encanta como es. Diego es el Diego”, concluyó Rocha.

Ricardo Rocha, uno de los mejores defensas de la historia de Brasil, eligio Newell's Old Boys, NO QUISO IR A BOCA. Fué campeón del mundo en 1994 y milito entre otros clubes por el Sao Paulo, Real Madrid, Vasco de Gama, culminado su carrera en el mejor club del fútbol argentino, Newell's Old Noys de Rosario.

Un caso único el amor que despierta Newell's entre propios y extraños, porque es normal que sus chicos formados en divisiones inferiores tengan un sentido de pertenencia y siempre quieran volver al club. Pero Argentina no es una plaza "ideal y fácil" para el jugador extranjero, allí el fútbol se vie 24 horas, da igual que sea Martes o Domingo, el hincha es hincha donde sea.

En Newell's Old Boys pasaron en los últimos años jugadores internacionales de la talla de Ricardo Rocha, Luka Tudor, Jorge Bermúdez, Jairo Patiño, David Trezeguet, Luis Leal, Oscar Cardozo, Justo Villar, Ernesto Cristaldo, Luis Advincula, Velko Iotov entre otros tantos cada vez que pueden vuelven... porque Newell's no es un club de fútbol. Newell's es todo lo que los demás quieren ser y no pueden!

No traten de entenderlo!..la prensa puede vender con river o boca, porque tienen hinchas en todo el país, pero ejemplos como los hinchas de Newell's ojalá los tenga algún otro equipo de Argentina. Hay que estar para vivirlo, hay que vivirlo para enamorarte. Mi vieja me dio la vida, vos el corazón! Newell's Carajo.

Excelente nota de MARIANO BEREZNICKI para La Capital matizada como la historia lo merece.( espero lo entiendas Mariano! ) Foto La Capital.

¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior Canarias7
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio