• Pasión Amarilla: Contáctanos para publicitarte
  • Artur Tatoo: Banner

Ter Stegen salva al Barça en Praga

El FC Barcelona se medía al Slavia de Praga en la República Checa, un escenario en el que esperaba un rival complicado, capaz de puntuar en el Giuseppe Meazza contra el Inter de Milán y poner en serios apuros al Borussia Dortmund. Los pupilos de Ernesto Valverde estaban desplegando sensaciones positivas con el transcurso de la temporada, lo que se evidenció el pasado sábado en la victoria en Ipurua con goles del tridente ofensivo (Antoine Griezmann, Lionel Messi y Luis Suárez).

Mejor no podía arrancar la contienda para los intereses del vigente campeón de nuestra Liga, dado que Arthur Melo, quien está firmando un notable arranque de campaña, habilitó a Lionel Messi para que el rosarino se estrenase como artillero en la presente edición de la Champions (0 – 1). Una bonita manera de festejar su nominación para el Balón de Oro, galardón en el que es uno de los claros favoritos, junto con Virgil van Dijk y Cristiano Ronaldo. No obstante, la historia no iba a ser un cuento de hadas, precisamente, para un Barça que sigue adoleciendo serios problemas fuera de casa.

A partir de ese momento, el conjunto local dio un paso al frente y empezó a inquietar al Barça, aunque Gerard Piqué y Nélson Semedo se mostraron más que solventes en el primer acercamiento del Slavia. Corría el cuarto de hora de partido, preciso instante en el que los de azul y grana, aparentemente, tenían más que controlado el choque por medio de la posesión del cuero. Sin embargo, Marc-André ter Stegen volvería a erigirse como el héroe de los suyos con una serie de intervenciones de mucho mérito. Una de ellas, antes de alcanzar el ecuador de los 45 minutos inaugurales, donde fue capaz de negar el gol al disparo de Jaroslav Zelený.

Ondřej Kolář salió un tanto en falso para poner en apuros a Luis Suárez, pero a punto estuvo de propiciar una acción más que curiosa para que el FC Barcelona ampliase su renta en el electrónico. El propio ariete charrúa dispondría a continuación, previa asistencia de Semedo, de una buena oportunidad, aunque el cancerbero del equipo checho se mostró más que solvente en este lance. Ter Stegen se vería obligado a intervenir hasta en 3 ocasiones más antes del descanso, todo ello a aproximaciones de Nicolae Stanciu, Lukáš Masopust y Peter Olayinka, siendo la parada a este último futbolista realmente para enmarcar.

Frenkie de Jong pudo dejar el choque casi visto para sentencia tras un contraataque de manual de los culés, si bien es cierto que faltó algo de decisión para rematar la acción con claridad. El lanzamiento del ex del Ajax de Ámsterdam, también en la terna para el Balón de Oro, fue repelido por el arquero rival con sus pies. Masopust tuvo la última acción de la primera mitad, previo error de Piqué, aunque sería Jan Bořil el que firmaría las tablas en el luminoso nada más iniciarse el segundo acto (1 – 1).

El Slavia de Praga, inmediatamente, pudo darle la vuelta a la tortilla, pero volvería a ser el Barça el que daría un zarpazo en el envite y un auténtico golpe encima de la mesa. Cuando mejor estaban los checos, llegó la diana de uno de sus integrantes, pero en su propia portería. Tras una acción algo embarullada, el remate de Luis Suárez golpeó en Olayinka y se coló en la meta custodiada por Kolář para desesperación de los locales y alegría de un Valverde algo tenso (1 – 2).

Los compases decisivos de la batalla estuvieron marcados por un verdadero acoso y derribo del Slavia de Praga, pero el FC Barcelona supo contener las acometidas de su rival, unido a la falta de acierto de los locales.

Messi pudo matar el encuentro a la contra, pero el portero de los checos volvió a demostrar que tiene talento más que suficiente bajo palos. Ter Stegen y Piqué evitaron la diana del empate prácticamente sobre la bocina, ya que el colegiado consideró oportuno conceder 5 minutos de añadido.

Aun así, triunfo por la mínima del Barça, que se sitúa como líder en solitario de su grupo con 7 puntos, 3 más que Inter de Milán y Borussia Dortmund tras la victoria de los de Antonio Conte en el Giuseppe Meazza.

EL VALENCIA, CON CARA DE TONTO. El Valencia regaló el primer tiempo al Lille, se repuso en el segundo, pero no lo suficiente. El gol de Cheryshev le daba alas al equipo y tres puntos de mucho nivel, pero jugar con la Champions te castiga. Los de Celades no fueron mejores que el rival y el gol galo en el minuto 95 de partido hizo justicia en el marcador. Mal se pone la cosa para llegar a los octavos.

¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior Canarias7
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio