• Idiscan
  • Artur Tatoo: Banner

El Barcelona pincha ante el Espanyol y pone emoción a la Liga

El Barça pecó de conservador en el derbi de Cornellá. Acabó chocando ante la energíá del nuevo Espanyol de Abelardo, que no se rindió en ningún momento y acabó celebrando a lo grande el empate en un partido muy intenso, especialmente tras el descanso.

Al gol inicial de David López respondió el Barça con la irrupción de Arturo Vidal, encargado de resucitar a su equipo en los primeros minutos de la segunda parte. Pero el Barça no supo guardar el 1-2 y acabó cediendo el liderato de la Liga por un gol de Wu Lei, revulsivo del Espanyol.

El partido arrancó con un guion muy claro: dominaba el Barça y se defendía el Espanyol, pero sin oportunidades claras y con un ritmo navideño, casi de partido amistoso si no fuera por la electricidad de la grada, siempre dispuesta a vivir un derbi con intensidad.

Con su mejor once posible (la baja de Ter Stegen la cubrió Neto), el Barça intentó acorralar al Espanyol, pero le faltó fluidez y remate. No encontró juego por las bandas: cada ataque era un atasco en el borde del área 'perica' mientras los muchachos de Abelardo se defendían con solvencia.

No profundizaba el Barça: el balón iba de una banda a otra, como si de un partido de balonmano se tratase, ante la mirada de Diego López, muy tranquilo bajo los palos del Espanyol. Ni Messi, ni Suárez ni Griezmann creaban peligro. Ni los interiores ni los laterales del Barça generaban ocasiones.

El Espanyol, colista y muy necesitado de puntos (tanto que ni siquiera había ganado un partido en casa), jugó con las ideas claras. Bien plantado y solidario en defensa, consciente de sus limitaciones y confiado en las acciones a balón parado, uno de los puntos fuertes del libreto de su nuevo entrenador.

el espanyol golpea primero
No necesitó nada el Espanyol para ponerse por delante en el marcador: una falta lateral, sin aparente peligro, la remató a gol David López con un impecable cabezazo.

El gol dio vida al Espanyol, que jugó sus mejor minutos en el ecuador de la primera parte. El Barça respondió tímidamente, con un remate blando de Messi a las manos de Diego López y un contragolpe, también culminado por Messi con un remate de cabeza bien neutralizado por el meta gallego del Espanyol.

Empata Suárez
El Barça acabó la primera parte sin ideas, frustrado por el resultado y necesitado de un plan B.

A la vuelta del descanso, Valverde sacrificó a Rakitic para apostar por la energía de Arturo Vidal. Se contagió el equipo azulgrana, que empató en el minuto 50 de partido con un buen remate al primer toque de Luis Suárez a un centro de Jordi Alba.

un nuevo derbi
Comenzó un nuevo partido, un derbi de 40 minutos: más dinámico, más caliente, sin preámbulos ni amagos. Se jugó de verdad, y en ese tipo de partidos nadie se mueve mejor que Arturo Vidal, jugador de barrio, más listo que nadie, pura vitamina.

Si su entrada al campo reanimó al Barça, suyo fue el gol que puso por delante al Barça, con una incorporación desde segunda línea para rematar de cabeza, contundente, un centro templado de Luis Suárez. Suma seis goles ya Arturo Vidal, suplente de lujo en el Barça.

El Espanyol intentó reaccionar con la entrada de Vargas: intentó crecer en ataque y ganar metros, pero el Barça supo guardar el resultado, aunque le costó lo suyo. Pagó el peaje de la expulsión de De Jong, que vio la segunda amarilla por cortar un contragolpe del Espanyol.

Abelardo quemó sus naves con la irrupción de Wu Lei, que estuvo a punto de empatar con un remate de cabeza muy bien atajado por Neto.

Wu lei pone las tablas
No se rindió el Espanyol. Reanimado por su nuevo entrenador, el equipo blanquiazul persistió y encontró el premio en una jugada protagonizada por dos de los cambios de su entrenador. Condujo el balón Vargas por la banda derecha y habilitó a Wu Lei: el jugador chino batió a Neto con un disparo cruzado que hizo estallar de júbilo la grada.

Mientras el público de Cornellà cantaba el 'sí se puede', el Barça apuró sus opciones de llevarse el derbi. Demasiado tarde para los de Valverde, que no supieron guardar el 1-2 que habían conservado durante casi toda la segunda parte.

El REAL MADRID IGUALA EL LIDERATO. El Real Madrid batió al Getafe con dos zarpazos que protagonizó Raphael Varane. Obstaculizando a David Soria, primero, para que el portero azulón metiera el balón en su propia meta y cabeceando un centro de Kroos después, el central francés le dio la victoria a un equipo blanco que apenas sufrió. Las paradas de Courtois, sobre todo en el primer tiempo, sostuvieron a un Madrid falto de ideas ante un Getafe sólido y valiente al que le faltó el gol. Modric cerró la goleada con un gran contraataque liderado por Valverde.

¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior Condones Canarias
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio