• Idiscan
  • Artur Tatoo: Banner

El Sevilla hace el ridículo ante el Mirandés y dice adiós a la Copa (3-1)

El Sevilla FC ha caído eliminado de la Copa del Rey en octavos de final tras consumar en lamentable naufragio en Anduva ante un Mirandés que milita en Segunda división, y que le superó en dos tercios del partido, y que incluso pudo obtener una renta aun mayor. Matheus, por partida doble, y Álvaro Rey consumaron el fracaso del equipo de Lopetegui en una competición en la que había puestas muchas ilusiones. El duelo deja a muchos señalados por su pésima actuación, tanto en el terreno de juego como en el banquillo.

Casi desde el inicio del encuentro se pudo comprobar que el planteamiento inicial y la elección de piezas iba a ser errónea. Jugadores como Escudero, Banega o Munir evidenciaron que no estaban hoy mentalmente sobre el césped. El argentino perdió un balón que acabó en un centro a Matheus que, con suma facilidad, se deshizo de Koundé para batir a Vaclik y aumentar la ilusión de Anduva con la gesta. La alta presión local tenía asfixiado al Sevilla, que no respondía al menos igualando la intensidad.

Ever Banega continuó con su noche para el olvido errando una ocasión en la que, solo en el palo largo, le pegó con la parte errónea del pie, en vez de hacerlo con rosca interior para intentar batir a Limones. No lograba internadas por banda el Sevilla, que apenas podía realizar centros a un De Jong desesperado. Navas lo intentó alguna vez y Escudero ni apareció en esas tareas. Tras un tiro desde la frontal de Malsa que atrapó Vaclik, Gudelj lo intentó con una falta directa que obligó a Limones a despejar a córner.

Pero decíamos que el Sevilla, directamente, no estaba. Banega erraba un pase que cortaba Matheus y su defensa sobre el brasileño dejaba mucho que desear. El tiro del delantero tocaba en la cabeza de Gudelj para despistar a Vaclik y subir el 2-0 al marcador. Se anticipa en todo el Mirandés. El equipo pedía un cambio antes del descanso, algo que no contempló Lopetegui, que casi lo paga puesto que Vaclik tuvo que salvarle los muebles con dos intervenciones de mérito a disparos de Marquelanz y Matheus. El descanso llego como agua de mayo.

Lopetegui hizo un triple cambio al descanso, dejando en el banco a Banega, Munir y Koundé, para dar entrada a Ocampos, En-Nesyri y Jordan. Tras dos intentonas de Nolito y Ocampos, Diego Carlos pudo cargarse cualquier atisbo de reacción al sacar el brazo a pasear en una acción sin peligro dentro del área que el VAR advirtió al colegiado. Jaime Latre no lo dudó y señaló penalti, un penalti que Vaclik evitó con una gran parada a Álvaro Peña.

El Sevilla debía aprovechar el inevitable bajón físico del equipo que más había corrido hasta el momento, Ocampos se encontró con Limones en un remate con la izquierda y los ánimos se crecían. El Mirandés ya se interesaba más en conservar la renta e intentar librarse del acoso sevillista. En-Nesyri remató alto un balón que le cayó rechazado. Sin embargo, el sainete se culminó en el minuto 85 con una contra letal de Álvaro Rey que aprovechó la poca contundencia para, tras encontrarse primero con Vaclik, hacer el tercero de su equipo en el rechace. Nolito puso su honrilla en el descuento con el gol que puso fin al duelo.

Noticia vía: Orgullo de Nervión

¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior Canarias7
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio