• Tienda UDLP
  • Artur Tatoo: Banner

Pañolada a Bartomeu y póquer de Messi

Comenzó la tarde con tambores de guerra en el Camp Nou: pitada, pañuelos y “dimisión”, “dimisión” contra el presidente Bartomeu después de los últimos escándalos del club que hacen que el adelanto de elecciones a este verano (se tienen que celebrar en el de 2021) sobrevuele al equipo azulgrana.

Y de un escándalo a un “escándalo”, el de Messi una vez se puso el balón en juego. El argentino se desquitó de los cuatro partidos que llevaba sin marcar (aunque había asistido en seis de los últimos siete goles) con una exhibición ante el Eibar, para comenzar, en lo deportivo, con buen pie una semana importante en la que queda el Nápoles en la Champions y el Real Madrid en el Bernabéu en Liga.

El Camp Nou sentencia a Bartomeu: así fue la pitada, la pañolada y los gritos de “dimisión, dimisión”
¿Isco es Solari?, Twitter alucina con la sorprendente imagen del jugador del Real Madrid sin barba
Empezó dejando su sello el “10” al cuarto de hora, regateando en un ladrillo a Arbilla: el único hueco era por entre las piernas del contrario, y ahí tiró el regate, sutil, para después resolver también con una caricia.

Se coló un rato después en el área para chutar cruzado con la izquierda y aprovechó un rebote para lograr el tercero antes del descanso. Estuvo muy suelto Messi y se le vio animado en un partido de lo más tranquilo para los suyos, el que más en la era Setién. El Eibar apretó como siempre hace arriba y en los primeros diez minutos sembró dudas en su rival e incluso vio cómo le anularon un gol a Sergi Enrich por un fuera de juego que era. Pero según fueron cayendo los goles se fue difuminando el plan del equipo de Mendilibar, que en ningún momento tuvo oportunidades de meterse en el partido.

La segunda parte tuvo cierto ida y vuelta y cuando Setién lo vio claro empezó a dar descanso a algunos futbolistas. Cambió a Busquets, uno de los que agradece la llegada del técnico santanderino y que ante el Eibar estuvo impecable, para que entrara De Jong, otro titular que esta vez rotó al comienzo del encuentro. Se animó el Eibar y le anularon otro gol por falta de Arbilla, que levantó demasiado el pie, a la altura de la cabeza de Piqué, para rematar.

Hasta Braithwaite tuvo 20 minutos en los que demostró sus ganas y que es un jugador con una gran presencia física. Quiere demostrar que su fichaje no es un error y participó en los dos últimos goles, asistiendo a Messi en el cuarto y creando la jugada y remate cuyo rechace transformó Arthur. Fue recibido por aplausos por el Camp Nou, que en ese momento ya tenía olvidado a Josep Maria Bartomeu.

¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior Canarias7
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio