• UD Fan Club
  • Artur Tatoo: Banner

Francia barre a España y Pedri vuelve a casa

El camino de la selección española sub 17 en el Mundial se acabó en cuartos. Y de forma muy abrupta. Francia desplegó todo su potencial para pasar por encima de La Rojita y tomarse su particular venganza de sus anteriores dos cruces. La selección gala fue muy superior en el juego y lo mostró también en el marcador. Una goleada sin paliativos.

Y eso que el partido comenzó bien para los de David Gordo. A los nueve minutos, Valera recogía en el borde del área un pase de Ilaix tras un error de Kouassi y hacía el 1-0. Un tanto que daba esperanzas, pero que apenas fue un espejismo. Francia, que no había arrancado bien, se fue haciendo con el balón y metió atrás a España. Mbuku y Aouchiche se antojaban un peligro constante y no tardaron en encontrar el premio ante una errática defensa española.

A los 21 minutos llegaba el empate en un córner que Kouassi, enmendando el error del 1-0, cabeceaba en el segundo palo. Francia tenía a la selección española metida en su campo, incapaz incluso de sacar contras peligrosas. Aun así, Ilaix pudo hacer el 2-1 con un disparo lejano que se topó con una buena mano de Zinga. Pero el 2-1 no tardó en llegar. Sólo cuatro minutos después, Mbuku remataba en el área pequeña una buena jugada de Lihadji por la derecha en el único borrón de Iván Martínez.

De hecho, el meta, que detuvo un mano a mano al filo del descanso, no pudo evitar la derrota, pero sí hacer que la goleada no fuera tan abultada. El inicio de la segunda parte fue toda una pesadilla para los de David Gordo. En un cuarto de hora llegaron los tres tantos que sentenciaron el partido.

Francia se convirtió en un rodillo. A los 45 segundos, Mbuku y Lihadji invertían los términos y era el extremo derecho el que remataba un pase del izquierdo. En el 54' Pembele remataba un córner que había forzado Iván Martínez al desviarle un mano a mano. Y en el 59', Rutter cabeceaba otro saque de esquina. Entre medias, otras dos buenas paradas del meta español.

Y fin de la historia. La última media hora sobró absolutamente. La ventaja en el marcador y en el juego se antojaba irremontable. Como tal lo apreció el técnico galo, que lo primero que hizo fue quitar a Mbuku. Sólo había que esperar a que pasase el tiempo para certificar la clasificación francesa y la eliminación de España en su torneo maldito. Y para acabar con la pesadilla, Aouchiche hizo el sexto en la última jugada.

Noticia: Marca

¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior Canarias7
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio