• Tienda UDLP
  • Artur Tatoo: Banner

Vitolo: "Guayre era mi referencia"

"Me fijaba mucho en Guayre", explica el grancanario Víctor Machín, Vitolo, extremo del Atlético de Madrid, cuando es preguntado por sus ídolos de la infancia, entre los que también figura el internacional brasileño Rivaldo, que conquistaba en aquellos tiempos Ligas con los colores del Barcelona y un Mundial con la selección brasileña.

"¿Mi idolo? Me fijaba mucho en Guayre en ese momento. Yo era canterano de Las Palmas y me fijaba mucho en él. Y después también me fijaba mucho en Rivaldo. Me gustaba mucho", contestó este viernes a las preguntas de los aficionados del conjunto rojiblanco en una iniciativa de 'Mahou'.

Una década separa la irrupción del también grancanario Guayre en el primer equipo del UD Las Palmas de la de Vitolo; unos años más, quince, es la distancia con Rivaldo, cuando aterrizó en España para jugar en las filas del Deportivo de La Coruña, donde jugó un año antes de que el Barcelona ejerciera su cláusula de rescisión para agrandar su currículum.

Dos referencias futbolísticas para Vitolo cuando era sólo un proyecto de jugador, un crío todavía, en las categorías inferiores del conjunto canario, en el que años después debutó y brilló como lo hizo antes Guayre, otro extremo como él de talento, desborde y gol.

Hay nueve años de diferencia entre ambos, aunque luego el destino los juntó cuando uno volvía de un periplo amplio por otros clubes, principalmente el Villarreal, pero también el Celta y el Numancia, y otro se estrenaba como profesional desde la cantera.

Mientras Vitolo llegaba a la cantera de Las Palmas, en su segundo año de alevín, Guayre ya había superado toda su formación hasta su debut en el año 2000 con el primer equipo. Era la temporada 2000-01, cuando anotó ocho goles.

Su irrupción en Primera División causó el impacto indiscutible que supuso su fichaje inmediato por el Villarreal. Ahí permaneció seis temporadas, con participación incluida en la Liga de Campeones, cuando el club amarillo alcanzó las semifinales que perdió con el Arsenal. Él fue suplente en la eliminatoria.

En 2010, una década después, tras diez años en la casa, Vitolo debutó en el primer equipo de Las Palmas. Desde la cantera, como extremo y como Guayre, con el que precisamente coincidió en esa campaña, en 2010-11, en el conjunto canario, después de haber sido el espejo donde mirarse muchos años antes. Su primer duelo juntos como titulares, el 11 de septiembre de 2010 contra el Alcorcón, Vitolo le dio el 1-0 a Guayre y marcó el 2-0. Su equipo venció por 4-1.

Guayre llegó a la selección española antes, en 2005, a las órdenes de Luis Aragonés. Jugó un partido, en un 5-0 a San Marino, cuando saltó al campo en el minuto 73 por Iván de la Peña. Una década después, Vitolo se estrenó con la 'Roja', él ya con Vicente del Bosque como entrenador, en una derrota por 2-0 ante Holanda. Entró al terreno tras el descanso. Después jugó otros once duelos como internacional, con cuatro goles.

Vitolo también se fijaba en Rivaldo. El brasileño tenía una técnica exquisita, pero también una incalculable capacidad goleadora. El Barcelona se lo arrebató al Deportivo de La Coruña por los 4.000 millones de pesetas (24 millones de euros) de su cláusula de rescisión antes del comienzo de la temporada 1997-98 para reforzar un equipo azulgrana que no ganaba la Liga desde 1994. En el curso de su llegada la volvió a ganar. También la siguiente. Y él fue una figura: 43 goles en ambos campeonatos.

"Mi mayor característica es el asociarme con mis compañeros y desarrollar el juego con ellos", expuso este viernes Vitolo, mientras prosigue su preparación con el Atlético de Madrid para la reanudación de la Liga, aún con la consolidación en el equipo rojiblanco pendiente, después de dos años con altibajos, entre alguna reivindicación puntual, unas cuantas lesiones frustrantes e inoportunas y sin la confianza del técnico Diego Simeone en las alineaciones iniciales.

Ya son 78 partidos con el Atlético, 32 de ellos como titular. Su mayor regularidad en el once inicial se ha limitado a tres partidos. Ha anotado siete goles. El último duelo lo vivió desde la grada, como descarte de la convocatoria, pero su recuerdo es imborrable. Fue el triunfo por 2-3 en el encuentro de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Liverpool en Anfield.

"Salté desde la grada, porque ese partido me tocó vivirlo desde allí. Fue algo increíble. El partido estaba muy difícil, ellos estaban en su campo, estábamos contra las cuerdas, como se dice, pero gracias a Llorente nos dio la victoria y el pase. Fue un momento único y memorable, ya que es un estadio mítico, en el que todo niño desea jugar y si lo haces ganando y pasando la eliminatoria... Fue un partido muy difícil contra un rival muy duro. Al final se nota la grandeza de este gran club. Fue un momento súper emocionante y para mí se quedará grabado hasta el día que me muera", expresó a preguntas de los aficionados del Atlético.

Noticia: La Vanguardia


¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior Canarias7
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio