• Tienda UDLP
  • Artur Tatoo: Banner

Historias para leer en cuarentena

El 6 de abril de 1974, hace 46 años, Maradona debutó en el torneo de Novena de la AFA. Y convirtió su primer gol. Bochini y Bertoni, testigos de aquella mañana.

Fue hace tanto... Pero fue ayer. Y se recuerda este lunes. En 1974, el sábado 6 de abril, Diego Maradona​ jugó su primer partido oficial. Y marcó el primer gol. Fue el comienzo de todo.

El mundo, como siempre, vivía en ascuas. Richard Nixon hacía de las suyas. Cuatro días antes había muerto Georges Pompidou. En la Argentina, un golpe institucional había desplazado a Obregón Cano y Atilio López del gobierno cordobés y el general Perón se reunía con la CGT en una de sus últimas apariciones públicas.

Ese sábado 6 de abril, ABBA había ganado el festival de Eurovisión con su tema Waterloo. Ese sábado, un grupo de chiquilines, Cebollitas, representaban por primera vez a Argentinos Juniors en un torneo oficial de la AFA​. El partido fue en la cancha de Talleres de Remedios de Escalada, con árbitro y planilla.

Eran los tiempos en que Yayo Trotta cargaba a los Cebollitas en la caja de su rastrojero y los llevaba a los partidos.

Por la primera fecha del torneo de Novena División, Argentinos visitaba a Independiente, que como decían los cronistas de aquellos tiempos turbulentos, “hacía las veces de local” en Escalada. Al frente de los pibes que habían deslumbrado en el Torneo Evita estaba Francis Cornejo. ¿Quién si no Francis?

Fue 4-0. “Cuaterno”, “cuaderno” o “póker” según el lenguaje futbolero de cualquier época y lugar. Daniel “Pólvora” Delgado hizo tres goles, dos de ellos de penal. El otro, Diego Armando Maradona.

“Aquellos Cebollitas marcaron camino y dieron un aporte enorme al fútbol argentino. A aquel equipo de Francis todavía se le debe un reconocimiento” cuenta Guillermo Blanco, el periodista que luego fue jefe de prensa de Diego en Barcelona​, en la primera época en Nápoles y el que más sabe de la vida y obra del "10".

Aquella mañana otoñal en Escalada había público en las tribunas. Lo habitual, padres y familiares de los jugadores en ciernes. Hubo dos presencias estelares: Ricardo Bochini y Daniel Bertoni, quienes fueron a ver la jornada de Inferiores porque en la Octava División del Rojo jugaba Fermín, el hermano del Bocha.

Una vuelta de la vida, dice el lugar común: cuatro años después, Bertoni sería compañero de Diego en la Selección de Menotti hasta que el Flaco desafectó a Maradona de la lista del Mundial de 1978. Luego Diego se dio el gusto de jugar el Mundial de 1982 y en el Napoli. Y con Bochini en el plantel, Diego fue campeón mundial en 1986​.

Bochini y Bertoni eran socios rojos, ganadores de Libertadores e Intercontinental. Aquella mañana suburbana, felicitaron a los Cebollitas, en especial a Diego. Y lo invitaron al partido que ellos jugarían el día siguiente en Avellaneda ante San Lorenzo por el torneo de Primera. Diego estuvo en el 1-1 resuelto con un penal de Ricardo Pavoni y un zurdazo de García Ameijenda. Nacía la devoción de Diego por el Bocha. Y viceversa.

En tiempos históricos, se trata apenas de un suspiro en el almanaque. Pasaron 46 años de aquella primera vez de Diego como jugador. De aquel primer gol oficial de Maradona. Parece que fue ayer...

Vía Diario Clarín


¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior Canarias7
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio