• Idiscan 2
  • Idiscan

Golpe sobre la mesa del CV CCO 7 Palmas

Las grancanarias se repusieron de su mala puesta en escena en el primer set para terminar imponiéndose en el tie-break a un rocoso Feel Volley Alcobendas que se encontró con la mejor versión de Saray Manzano y de Victoria Foucher. El domingo a las 16:30 (hora insular canaria) se jugará el segundo partido de la gran final de la Liga Guerreras Iberdrola en el Centro Insular de Deportes de Gran Canaria

Grancanarias y alcobendenses se veían las caras esta tarde en el primero de los envites de la final de la Liga Guerreras Iberdrola, en un choque de trenes entre los dos mejores equipos de la temporada regular más igualada de la última década.

El nuevo formato de la competición con una final con 4 partidos y un set de oro, obligaba a las canarias a salir a por todas en los dos primeros partidos en casa, para intentar sumar dos victorias que las permitiesen afrontar con garantías el desenlace final en terreno enemigo la próxima semana.

La recepción de Alcobendas marca las diferencias en el primer set

Encuentro igualado en los primeros compases del encuentro con Saray Manzano liderando el ataque de las insulares ante un Alcobendas que movía sus piezas para secar a la capitana del Olímpico con varios dobles bloqueos que obligaban a Saurín a mover el banquillo dando entrada a Sulián Matienzo en su lugar, pero las alcobendenses se escapaban en el marcador inexorablemente, mostrándose intratables en recepción, llevando al técnico local a consumir sus dos tiempos muertos con 9-17 en el marcador.

Victoria Foucher entraba en escena y las locales mejoraban ostensiblemente en ataque, obligando a Gallardo a tirar de tiempos muertos para asegurar la primera victoria parcial por 21-25, tras cortar la buena racha de la francesa al saque con un remate en la red de Malloy que suponía el 0-1.

Foucher al rescate

Saurín aprovechaba el descanso entre asaltos para reajustar su defensa y su ataque, recuperando a Saray Manzano para la causa, junto a una Victoria Foucher enchufada y dispuesta a desarbolar la buena defensa y recepción de las alcobendenses que no encontraban la manera de parar a la opuesta francesa que causaba estragos en el saque.

Gallardo intentaba buscar soluciones a la nueva propuesta de las insulares, pero la contundencia de Tess Clark, Malloy y Elizaga no bastaba para impedir el triunfo de las locales por 25-19, que devolvían el equilibrio al marcador (1-1).

Olímpico toma el mando

El cambio de dinámica parecía querer instalarse en las olimpilocas que aprovechaban el buen momento de Helia, Saray y de una inconmensurable Foucher que llevaba en volandas a las locales ante un Alcobendas que a pesar de su gran recepción sufría para frenar el juego valiente y agresivo de su rival.

Los errores propios de las alcobendenses les pasaban factura a pesar de los intentos del técnico visitante de encontrar soluciones ante un Olímpico que apretaba el pie en el acelerador para dar la vuelta al electrónico al final de la tercera manga tras imponerse nuevamente por 25-20 (2-1).

Alcobendas se aferra a la vida

Con la necesidad de ganar saltaban a la pista las alcobendenses en la cuarta manga, endosando un parcial de salida de 0-3 que parecía querer devolverles a la senda victoriosa, pero 7 Palmas se mantenía en la pelea gracias al acierto de Saray, Foucher y Helia González.

La balanza parecía querer desnivelarse hacia el bando visitante en la recta final del set al que llegaban con una renta de 4 puntos que parecía insalvable para las locales, que reaccionaban de la mano de Saray Manzano estirando el set al máximo, pero los pequeños detalles daban la victoria final a Alcobendas que forzaba la muerte súbita tras un interminable 26-28 a su favor (2-2).

Saray Manzano cierra el partido a lo grande

Alcobendas amenazaba con marcharse en el marcador tras romper la igualdad inicial tomando dos puntos de ventaja que llevaban a Saurín a parar el tiempo con 5-7 en el marcador.

Las grancanarias apretaban los dientes en defensa y buscaban con tranquilidad el momento adecuado para cazar a un rival esquivo y que hacía de la recepción su principal seña de identidad, llegándose a la recta final con la máxima igualdad con un 11-11 que dejaba el resultado final en el aire.

En el momento de la verdad surgiría la figura de su capitana, Saray Manzano que tras colocar Foucher a las canarias por delante, se encargaba de finiquitar el choque con 3 puntos consecutivos, cerrando el set y el partido a lo grande con un saque directo que suponía el definitivo 15-11 en el marcador que les daba la victoria final por 3-2 y el primer punto de la gran final.

¿Te gusta este artículo? Compártelo
  • Banner noticia interna inferior idiscan
Comentarios

Sin comentarios

Nuevo comentario
Volver a inicio